Novedades
Últimos temas
» Confieso que...
Dom Ago 16, 2015 7:39 pm por Jess [Galadriel]

» Privado || Abraxas :: Primero lo primero.
Mar Ago 11, 2015 2:29 pm por Perttu [Abraxas]

» ¿En qué estás pensando ahora?
Lun Ago 03, 2015 2:46 pm por Cho Hae Na

» Nikolaj [Hombre Lobo]
Jue Jul 30, 2015 4:56 pm por Yuri [Freya]

» [Privado] New Year Celebration
Dom Jul 26, 2015 9:21 pm por Jung Hae Won [Harahel]

» Registro de Nombre de Artistas
Miér Jul 22, 2015 8:52 pm por Nikolaj Coster-Waldau

» Un nuevo anochecer.
Miér Jul 22, 2015 2:44 am por E_E

» Tramas del Rol
Miér Jul 22, 2015 2:35 am por E_E

» ¡I can touch! [Privado \\ DongHae]
Mar Jul 14, 2015 10:18 pm por Park Jimin

» [ Privado-Zaphkiel/Hyoyeon] Atendiendo al llamado
Sáb Jul 11, 2015 10:57 pm por Sunny [Zaphkiel]

» Abierto | Conociendo más y más.
Jue Jul 09, 2015 10:46 am por Kim Junsu [Nicolás]

» [Abierto] Wanna walk with me?
Mar Jul 07, 2015 1:58 am por Shim ChangMin

» [ Abierto ] Badaboom!
Mar Jul 07, 2015 1:27 am por Woo Ji Ho

» Volviendo a casa [Privado/Sunny-Taeyong]
Mar Jul 07, 2015 12:56 am por TaeYong [Jeliel]

» ¿Chatbox?
Dom Jul 05, 2015 9:32 pm por Sunny [Zaphkiel]


Park YooChun [ Vampiro ]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Park YooChun [ Vampiro ]

Mensaje por Park YooChun el Mar Mayo 19, 2015 2:35 am


Park YooChun




Información general



Apodos: Ratón, Chunnie, Habibi (Este último tan solo utilizado por su mejor amiga).
Edad: 28.
Orientación Sexual: Bisexual.
Nacionalidad: Coreano.
Raza: Vampiro.





Descripción del personaje



Personalidad: Suele ser una persona con mucha paciencia, pero hay momentos en que puede perder el control de sus propios actos, sobre todo cuando se meten en algo que pueda ser de suma importancia para él.

A veces su actitud puede ser muy fría y desinteresada, como también cálida y alegre, dependiendo de la persona con quien se encuentre, pero eso no le quita la amabilidad y cortesía que pueda mostrar ante cualquiera, por ello es muy sociable, que en ocasiones termina rodeado de personas, logrando así varias amistades o simples conocidos.
Así mismo sus cambios de humor son drásticos, los mismos que lo catalogan como bipolar, algo que no le afecta, pues eso no le resta el ser ingenioso y muy soñador, aunque hay momentos en que se comporte como alguien inestable e indeciso.

Es responsable con cada cosa que se propone; sensible, sentimental y emotivo cuando tocan temas demasiados fuertes para él, sobre todo cuando se refieren a su familia, más si es respecto a su padre.

Coqueto por naturaleza, y es de los que se puede quedar horas escuchándote, tratando siempre de ayudar en lo que puede.

Le gusta vivir en el presente, a pesar que constantemente se ponga a recordar el pasado, terminando perdido en sus propios pensamientos y recuerdos, llegando a entrar en un estado melancólico, nostálgico que lo lleve a buscar refugio siempre en la música, siendo este su mejor arma de desfogue/desahogo de emociones.

Constantemente le gusta escapar de la rutina diaria, esto se puede ver en el hecho de ir buscando lugares que le motiven a cosas nuevas e incluso darse propios retos que le demuestren y le hagan ver su propia capacidad de aprender y poder enseñar más adelante. Se adapta fácilmente y rápidamente a los cambios, y en raras ocasiones gusta por llamar la atención de maneras y formas extrañas, quizás por el hecho de sentirse querido y seguro a pesar de hacerse el fuerte la mayoría del tiempo.


Apariencia: De contextura normal, ni tan grueso y tampoco tan delgado, llevando un peso de 62 kg. Mide 1.80 cm y es de tez blanca. El tono de su cabello no varía del clásico negro, siendo este su color natural y el que gusta llevar siempre, pero también ha llegado a tenerlo en diferentes tonos y cortes e incluso tamaño, no llegando más allá de la altura de los hombros para ser más precisos.

Ojos también de color negro y labios levemente gruesos, sobre todo el inferior, siendo esto lo primero que suele resaltar en él y resulta siendo también su mayor atractivo, al igual que el tono grave que su voz puede llegar a tener.

En ocasiones le gusta llevar lentes, tanto de sol como los normales, o portar en la cabeza algún tipo de gorro, uno de sus complementos preferidos a la hora de vestir, ya que es de los que suele imponer su propia "moda", no siendo de los que les importe mucho el qué dirán, ya que es de los que mezcla tendencias, prefiriendo incluso un par de sandalias a las clásicas zapatillas o zapatos. Aunque eso no indique que también pueda elegir por lo elegante, dándose el gusto de jugar con su propia apariencia.

Hasta el momento lleva cinco tatuajes, uno en el pecho en el lado izquierdo el cual cita su frase favorita “Always keep the faith“, otro en su espalda baja y que es compartido con su mejor amigo, uno más en la pantorrilla derecha y que son dos plumas que simbolizan "hermandad" y que es el que comparte con su hermano menor, otro más que es el rostro de su madre, situado en el lado derecho de su espalda, finalizando con uno casi al centro, siendo este su nombre en tailandés





Historia



A decir verdad, mucho era el tiempo transcurrido, y quizás es por eso que se había dado también la idea de dejar aquella ciudad, dejar aquella historia que ya había sido grabada, muchos años llenos de momentos que tanto como agradables e inolvidables, llegaban a ser también algo dolorosos-. Un cambio... un nuevo inicio...-. Esas fueron sus nuevas palabras tras darse la idea de partir hacia un nuevo lugar, pero sin embargo antes de que sus planes se pudieran concretar, la guerra se hizo presente, siendo todo un caos, no pudiendo para ese momento ni salir de aquella mansión perteneciente a su raza humana, lugar en donde se encontraba manteniéndose oculto entre aquellos lugares secretos, una forma de sobrevivir, pues el miedo por ser atacado se mantenía mas presente que nunca, lo que le llevo a buscar diversas maneras de poder defenderse para cuando la situación lo requiriera.

¿Qué hacer?-. Esa era la cuestión cuando a fin de cuentas se vio obligado a salir de aquella mansión que en su momento hubiera sido resguardaba bajo el poder de los ángeles, pero que termino siendo atacada por aquellos licántropos de los cuales apenas y apenas podía ver cómo eran realmente al batallar con esos seres nocturnos con los cuales más de una vez pudo haber tenido contacto.

Las calles estaban completamente teñidas de sangre, personas aterradas corrían de un lado a otro, humanos como el que de un solo golpe eran destruidos, viéndose por el suelo gran cantidad de cuerpos ya sean mutilados, incluso en pedazos, lo que sin duda eran escenas bastante desagradables y traumantes, al menos para el cómo humano era algo que hasta provocaba nauseas. Más de pronto su atención se vio puesta en esa pelea que se estaba dando entre… un momento… ¿Aquella… aquella no era Suzy?-. No, no podía ser-. Por un momento pensó en estar alucinando ante su propio miedo al buscar su nuevo refugio, ya que si bien sabia, ella tendría que estar muerta, tenía que estarlo, pero sin embargo no se midió en sus acciones cuando saco aquella arma que cargada de balas de plata apunto directamente a la cabeza de aquel licántropo que se acercó a la condenada cuando esta quedo prácticamente petrificada frente a ese cuerpo que partido en dos se encontraba tirado en el suelo en medio de un mar de sangre. A lo que notando como dicho animal no hacía más que retorcerse del dolor a consecuencia de lo que sabía ese material causaba en su sistema, aprovecho en ser lo más rápido posible para tomar en brazos el cuerpo herido de su mejor amiga y llevárselo consigo a aquella casa que no hace poco había conseguido a afueras de la ciudad, al menos un lugar lejos de todas esas peleas que dejaban escuchar aullidos y gritos desgarradores.

Una semana iba transcurriendo, en donde se había dedicado a cuidar a aquella inmortal, a quien lento iba alimentando con su propia sangre tras haberse generado un corte en su propia muñeca, el mismo que volvía a abrirse cada noche para ofrecerle algo de vida a su mejor amiga, sonriendo cuando pudo notar como aquellas heridas ya se habían regenerado casi por completo, al igual que sus mejillas había tomado un muy ligero tono rosa-. Pensé que dormirías por más tiempo… -Susurro tras un suspiro, aunque la sonrisa se hizo más amplia, asintiendo despacio a su pregunta de si había sido el quien le cuidara durante ese tiempo.

Son tiempos difíciles, no hay más que muertes, las alianzas se han roto y nadie se mide en sus acciones… y yo siendo un simple humano mucho no puedo hacer-. Menciono con algo de pesar, pues aquella humanidad estaba siendo atacada en medio de esas peleas sobrenaturales-. Realmente pensé que te había perdido, pero no sabes lo feliz que me pone el poder tenerte nuevamente a mi lado-. Sonrió luego de haberle entregado aquel cofre que tiempo atrás la menor le dejara como recuerdo antes de su supuesta partida-. ¿Realmente quieres acabar con esto?-. Cuestiono, mas no obteniendo respuesta acepto en ayudarle, no pasando muchos minutos para que ese ligero humo se hiciera presente al ir acabando con esos recuerdos, dejando su mirada fija en aquella llama, susurrando entonces para sí mismo un nombre que esperaba se desvaneciera de su mente al igual que el humo, pese a que este luego pudiera quedar impregnado en el lugar, pero preguntándose ahora si él también podría hacer lo mismo con los suyos, aquellos que a diferencia no se mantenían físicamente para poder incinerarlos, volviendo a preguntarse el porqué de tener aun presente a esa persona, a ese ser que ni sabía si seguiría con vida, alguien por quien para ahora no tenía por qué preocuparse.

¿Y qué tan perdido se pudo encontrar?, pues apenas pudo reaccionar a aquel abrazo que lo tomo por sorpresa en medio de aquel momento, pero que sin duda le hizo sonreír, llevando entonces su mirada a su amiga, pero comenzando a notar algo extraño en sus facciones, incluso en su propio mirar, algo que sin duda por un instante lo llego a asustar, instante en donde lo inesperado llego, apretando con fuerza los hombros de la menor, tratando de alejarla cuando ese agudo dolor en su cuello se hizo presente-. Su-Suzy… bas… basta-. Pidió en vano y en medio de un quejido, en medio de ese punzante dolor que lento comenzó a mutar a una sensación bastante placentera a decir verdad, en donde ese recuerdo de esa vez en donde fuera mordido por primera vez regresara, y como si de una película se tratara se fue reproduciendo en su mente, en donde poco a poco se fue sintiendo más débil, a ese grado en donde incluso respirar se hacía más difícil, en donde el palpitar de su corazón se hacía mucho más débil, perdiendo lentamente noción de todo, dejando que sus ojos simplemente se cerraran a la idea de no volver a abrirlos nunca más, aun sin saber el porqué de esto, porque nuevamente una persona tan preciada para él lo “atacaba” de tal manera, pero sin embargo algo fue muy diferente esta vez, un sabor metálico apenas iba siendo percibido, un sabor que de pronto se hizo más necesitado, a ese punto de aferrarse a la muñeca de quien ahora le brindaba ese elixir que lo estaba haciendo “despertar”, pero sin embargo eso no fue todo, ya que al soltar la muñeca ajena de pronto algo en su cuello empezó a incomodar, y de manera automática su mano se colocó sobre este apretando aquellas marcas como si eso fuera a detener aquel ardor que estaba comenzando a presentarse y que solo sentía empezaba a crecer e intensificarse, a su vez que sentía que la respiración se le iba como si algo le apretara las vías respiratorias por dentro naciendo con ello esa sensación de estar ahogándose que logro que sus labios se entreabrieran buscando de ese aire que le estaba haciendo falta, empezando su pecho a subir y bajar desesperadamente. Los latidos de su corazón comenzaron a acelerarse, escuchando incluso su retumbar perfectamente en sus oídos como si de un momento a otro explotarían por aquel incomodo zumbido que se expandía hasta su cabeza.

Junto a todo aquello un fuerte dolor que sintió en su estómago que lo hizo retorcerse posando sus manos sobre este para inclinarse hacia adelante empezando a batallar contra lo que su cuerpo iba sintiendo que era como si se estuviera deshaciendo incluso por dentro, era algo insoportable y que tan solo quería que terminara ya, pero solo bastaron unos minutos para que todo de pronto cambiara y dejara de retorcerse en el piso, pues todo lo que su cuerpo había estado sintiendo desapareció quedando inmóvil y con la mirada fija en algún punto vacío. Sus labios se volvieron a entreabrir queriendo tomar una bocanada de aire, pero no tardo nada en darse cuenta que no lo necesitaba, y a decir verdad era una sensación extraña... estaba vivo pero, ¿No respiraba?

Lentamente se incorporó hasta quedar sentado, pero decidiendo el levantarse, caminando algo desorientado por el lugar, escuchando perfectamente sus pisadas como el sonido que provenía de afuera y el cual dio de lleno contra sus oídos, volviéndose incomodo pues era una serie de cosas las que se atravesaban, como ese imperceptible sonido que generaba la brisa al correr. Su lengua recorrió sus labios deteniéndose al percibir algo diferente en su boca lo cual pudo comprobar cuando su lengua paso por sus dientes y choco contra aquellos colmillos que ahora sobresalían y se posaban sobre su labio inferior.

Sin duda todo ahora era distinto, completamente a lo que quizás minutos antes hubiera sentido, era como si sus sentidos de pronto se hubieran vuelto el doble, triple o incluso el cuádruple de sensibles, que cualquier cosa podía ser percibida sin pasar nada por alto, tanto como ese suave aroma que vino mezclado con el viento, un aroma que le pareció de pronto de lo más delicioso, logrando que su garganta pidiera por este y la ansias por tomarlo se vieran reflejada en sus ojos. Era como si... un nuevo inicio, una nueva vida se estuviera dando en él, a pesar de ya haber estado vivo anteriormente, pero que lento le llevo a observar a su amiga, comenzando a cuestionarle con la mirada el ¿Por qué?... - ¿Qué me hiciste?-. Cuestiono, tal vez molesto, incomodo, pues jamás hubiera imaginado que su vida cambiaría a tal grado de volverse igual a ella.

Sé que sientes ardor, tu garganta quema… Pero debes poder controlarlo. Tú eres más grande que las ansias

¿Qué tanto se podía controlar?, era algo realmente difícil, prácticamente imposible, más cuando era su cuerpo el que se lo exigía, que su mirada no hacía más que buscar aquella “presa” perfecta para saciar su “hambre”, su “sed”, que cuando ese exquisito aroma llego a su nariz el carmín resplandeció en sus pupilas, apareciendo sin duda aquel depredador que no se midió en sus acciones y haciendo caso omiso a las palabras de quien fuera por ahora su guía en ese nuevo despertar, en un ágil y casi invisible movimiento había tomado a una pequeña niña entre sus brazos que feliz iba detrás de sus padres, eso tan solo para satisfacer su necesidad, disfrutando incluso de aquel agudo grito que emitió cuando sus colmillos perforaron su piel, un sonido más que agradable para sus oídos, dejándose tan solo hipnotizar por ese delicioso sabor que se perdía en su boca y lento lo fue calmando, dejando caer minutos después el cuerpo ya inerte de aquella pequeña, algo que sin duda no quiso creer cuando volvió a sus sentidos, no sirviendo para nada las palabras de su amiga en un acto de “consuelo” tras haber asesinado a aquella pequeña, pues el daño ya había sido hecho, algo que sin duda quedaría para siempre en su memoria, pues tan solo podía pensar en su hija, siendo algo que posiblemente jamas se perdonaría, no cuando se supone tenia que cuidar de ellos, algo que para ahora era imposible.

Y así fueron transcurriendo los días, en donde poco a poco y aunque aún era algo difícil trato de no ir atacando al primero que pudiera atravesarse por su camino, esto para que no sea tan constante la aparición de cuerpos y no se comenzara a generar rumores al tener todos algo en común, aquellas marcas en su cuello, pero que no se pudo evitar sucediera-. ¿Entonces ya es hora de irnos nuevamente?-. Cuestiono al encontrarse apoyado contra el marco de la ventana, observando perfectamente todo a través de aquel cristal-. Italia… -Susurro para sí mismo al escuchar el nuevo destino por parte de su amiga, entrecerrando ligeramente la mirada al pensar en esa nueva ciudad que los recibiría, que les daría la bienvenida.





Curiosidades



Lo que le gusta/odia:

- Tocar el piano.
- Componer canciones.
- Coleccionar música (CD's)
- El invierno

- Odia el calor.
- No le gusta sufrir de alergia/asma.


Miedos/Fobias:

- Miedo a las alturas.


Otros:

- Tiene una hija adoptiva de 18 años que lleva por nombre Park JiYeon.

- Guarda un pequeño cofre con forma de corazón. Obsequio que le dejo su mejor amiga antes de morir, pero mismo que regresa a su dueña al enterarse que aún sigue con vida.

- Posee un dije con forma de lechuza, mismo que lleva su hija y un peluche del digimon Angemon. Obsequios de su mejor amigo y quien fuera su ángel guardián años atrás.

- A la fecha tiene una colección de siete carros y un yate, además de tener un hotel en Budapest, esto en herencia por parte de su padre y del cual ahora se encarga de administrar.

- Tiene por mascotas un perro llamado Harang que es su predilecto, aparte de tres más que tienen por nombre Namu, Norae y Komuru, los cuales viven con su madre y hermano.

- Anteriormente también tuvo una pequeña gata llamada Hanabi, mascota de su mejor amigo.

avatar
Park YooChun

Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 16/05/2015
Edad : 31

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Park YooChun [ Vampiro ]

Mensaje por Jaime el Mar Mayo 19, 2015 11:04 pm


Bienvenido, señor Park

Le traje un vaso con fresca limonada sólo para recordarle que ya nunca podrá saborearla... de ese modo.
Los documentos de su raza estarán listos pronto, mientras tanto disfrute de su bebida en Eternal Exile.
avatar
Jaime
Admin

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 12/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.