Novedades
Últimos temas
» Confieso que...
Dom Ago 16, 2015 7:39 pm por Jess [Galadriel]

» Privado || Abraxas :: Primero lo primero.
Mar Ago 11, 2015 2:29 pm por Perttu [Abraxas]

» ¿En qué estás pensando ahora?
Lun Ago 03, 2015 2:46 pm por Cho Hae Na

» Nikolaj [Hombre Lobo]
Jue Jul 30, 2015 4:56 pm por Yuri [Freya]

» [Privado] New Year Celebration
Dom Jul 26, 2015 9:21 pm por Jung Hae Won [Harahel]

» Registro de Nombre de Artistas
Miér Jul 22, 2015 8:52 pm por Nikolaj Coster-Waldau

» Un nuevo anochecer.
Miér Jul 22, 2015 2:44 am por E_E

» Tramas del Rol
Miér Jul 22, 2015 2:35 am por E_E

» ¡I can touch! [Privado \\ DongHae]
Mar Jul 14, 2015 10:18 pm por Park Jimin

» [ Privado-Zaphkiel/Hyoyeon] Atendiendo al llamado
Sáb Jul 11, 2015 10:57 pm por Sunny [Zaphkiel]

» Abierto | Conociendo más y más.
Jue Jul 09, 2015 10:46 am por Kim Junsu [Nicolás]

» [Abierto] Wanna walk with me?
Mar Jul 07, 2015 1:58 am por Shim ChangMin

» [ Abierto ] Badaboom!
Mar Jul 07, 2015 1:27 am por Woo Ji Ho

» Volviendo a casa [Privado/Sunny-Taeyong]
Mar Jul 07, 2015 12:56 am por TaeYong [Jeliel]

» ¿Chatbox?
Dom Jul 05, 2015 9:32 pm por Sunny [Zaphkiel]


Privado || Abraxas :: Primero lo primero.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Privado || Abraxas :: Primero lo primero.

Mensaje por Cho Hae Na el Vie Jul 10, 2015 2:26 am



Hacía unos meses que había logrado arribar a Italia sin problema alguno. Gran parte del dinero que portaba consigo, producto de lo que le había arrebatado a aquel ingenuo hombre yacía en unas cuantas piezas de joyería que pretendía vender en el país, así podría vivir cómodamente y sin problemas. Y así lo hizo, con una de ellas logró adquirir un departamento en Roma, no tan caro para poder administrar bien las cosas y llevara a cabo lo que pretendía.

Sin embargo, había algo que le había llamado la atención desde el primer momento que pisó suelo romano. Una presencia realmente conocida que su lado demoniaco conocía bien, una presencia que sabía debía seguir. Por ello, un tiempo después de haber estado poniendo los asuntos en orden en la capital, decidió tomar el tren para Milán. ¿Por qué tren? Por el puro placer de viajar. Pero al llevar prisas no quería el tren tradicional, así que optó por el de alta velocidad. Reservó para dos días después, tras lo cual se dirigió a la capital de la moda. Una chaqueta marrón, jeans de mezclilla, zapatos de tacón no tan alto y lentes oscuros eran el conjunto que vestía esa ocasión. Debía verse presentable para aquel que toda Italia era su territorio.

No podía dejar ir eso, sabía que todo demonio que osara pisar tierras italianas debía darse a conocer por Abraxas, o se ganarían algo que no era para nada agradable. Y esperaba que la tardanza no le mereciera algo realmente malo. La ciudad se alzaba magnífica ante ella, mientras llevaba consigo un bolso con sus pertenencias necesarias para aque pequeño viaje. Un taxi la dejó en la catedral de Milán, donde la presencia del demonio era realmente poderosa. Rió para sus adentros, un recinto divino era ahora dominio de aquel demonio. Ingresó, mientras el sonido de sus tacones le acompañaba. ¿Qué debía hacer ahora? Se quitó los lentes oscuros, agitando luego su cabello para acomodarlo. Guardó aquel objeto en su bolso, observando el interior del recinto con sumo interés.
avatar
Cho Hae Na

Mensajes : 8
Fecha de inscripción : 28/05/2015
Edad : 25
Localización : 404.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Privado || Abraxas :: Primero lo primero.

Mensaje por Perttu [Abraxas] el Vie Jul 17, 2015 11:15 pm

Simplemente le resultaba ridículo toda la oleada de “nuevos visitantes” a lo que eran sus tierras y los nuevos despertares que esto conllevaba. Consideraba que aquellos extranjeros irrumpían el equilibrio que ya había logrado construir en ese territorio, su territorio; el cual ahora se veía quebrantado por una horda de bestias pulgosas, sanguijuelas malditas y otras criaturillas, pero la peor peste, y la que le causaba el mayor malestar, era de esos mojigatos emplumados santurrones. ¿Acaso no entendían que no era tierra para ellos?

Ante tanto movimiento había decidido cerrar las puertas de la catedral al público, aunque no se preocupaba, sus fieles seguidores le seguirían adorando fuese donde fuese. Concentraba toda su atención en las tierras de Milán, lugar donde residía, sin perder de vista lo que pasaba en las demás zonas. ¿Qué se creían aquellas criaturas llegando y haciendo su voluntad en terrenos que no les pertenecían?

Para su sorpresa, entre tanta presencia sin importancia apareció una que le resultaba familiar. Sabía que no podía esperar presentaciones o muestras de respeto de los insectos que infectaban sus tierras, pero sí de aquellos que fueran de los suyos, esperaría que aquel o aquella cumpliera con el protocolo. Mientras el tiempo transcurría ideas de castigo a la insolencia de aquella presencia iban y venían por su mente. Hasta que el día y el momento llegaron.

Oculto entre las sombras de su adorada catedral, la cual desde su cierra permanecía en penumbras; la vio entrar, el único sonido que se podía percibir era el de los zapatos de tacón y el eco que estos ocasionaban. Su presencia oscura envolvía todo el lugar, por lo cual la joven no podría rastrearle, sigilosamente, se movió hasta una de las bancas de madera que quedaba al lado izquierdo de la joven, dejando un espacio de unos dos metros entre ambos; tomó asiento, extendiendo los brazos por encima del respaldo de la banca y llevando el pie derecho al respaldo de la banca delantera para recargarlo, y mirando hacia el altar; una postura poco ortodoxa pero demasiado cómoda para él, ya que poco le importaba la impresión física que le causaría a la joven, hecho que recalcaría el estar descalzo y sin camisa, con el largo cabello cayendo libremente por sus hombros y los jeans negros desgastados que llevaba, ya que para él el temor y por consecuente, el respeto, se logran de no solo con ropajes bonitos si no con hechos y actitudes.

Llegas tarde-.

Su voz que dejaba ver rastros de amargura, rompió con la monotonía de sonido que el lugar había adquirido, haciendo un eco grave que retumbó hasta desaparecer. Con un chasquido, ágil y elegante, las puertas se cerraron y los enormes cerrojos se activaron. Quedando únicamente ellos dos, sin salidas, sin escapes.
avatar
Perttu [Abraxas]

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 13/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Privado || Abraxas :: Primero lo primero.

Mensaje por Cho Hae Na el Jue Jul 30, 2015 1:16 pm

La presencia oscura del demonio que residía en la Catedral la rodeaba, era prácticamente imposible saber la posición exacta del demonio al que fue a visitar. Temía que la tardanza con sus asuntos mundanos le confirieran un a reprimenda que no implicara únicamente palabras, Pero no tenía que mostrar ni traza de temor, solamente respeto y educación para el ser oscuro que era, por mucho, más poderoso que ella. Debía dominar sus emociones. el demonio le obligaba a reprimir porque no quería ser un cobarde o una basura sentimental para el dueño de aquellas tierras.

El silencio dejó que los pequeños sonidos del leve crujir de las bancas y los roces de la tela llegaran a los oídos de Hae Na. Así se dio cuenta de que no estaba sola en medio de la inmensidad de aquel complejo sagrado. Apenas y giró el rostro para observarle, era un hecho de que ese hombre venía a imponer respeto. Por el rabillo del ojo pudo notar su parcial desnudez y la posición en la que se encontraba sentado. Estaba preparada para sus palabras, pero esas dos únicas que había pronunciado el demonio, la dejaron petrificada. No por las palabras en sí, si no por el tono empleado que esperaba fuera enojo o reprimenda... Si no amargura. Además del eco que resonó en el recinto. Eso le provocó que su garganta se secara. Pero debía calmarse, ya estaba lista para cualquier represalia.

Los sonidos de las cerraduras hicieron eco en el lugar, estaba atrapada aunque no tenía ni la más mínima intención de escapar. Ni como último recurso lo haría. –Mis más sinceras disculpas. Pero creo que los asuntos siguientes a mi llegada me impidieron venir primero a presentarme. Lamento haber sido una invasora más. Pero aquí estoy, en verdad ofrezco mis disculpas si se sintió ofendido al saber que no vine tan pronto como me fue posible – explicó luego de girarse y quedar frente a él, mirándolo fijamente, reprimiendo todo temor. Su voz hacía notar que en serio estaba arrepentida, en su mente se decía una y otra vez que sus propios asuntos pudieron esperar para ser acabados.
avatar
Cho Hae Na

Mensajes : 8
Fecha de inscripción : 28/05/2015
Edad : 25
Localización : 404.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Privado || Abraxas :: Primero lo primero.

Mensaje por Perttu [Abraxas] el Mar Ago 11, 2015 2:29 pm

Se había dado cuenta del efecto de su frase en la joven. Con la mirada dirigida al vacío, quieto y en completo silencio, escuchó lo que para él era una patética excusa. Cuando la joven terminó su triste historia, él permaneció en silencio por un largo minuto. Respiró profundamente y exhaló con lentitud. Movió la cabeza de lado a lado para hacer sonar el cuello, para luego relamerse lo labios.- Eso no cambia el hecho de que llegas tarde-. Exclamó por fin aun con el tono de voz amargo para luego acariciarse la barbilla con la diestra, quedando en silencio por otro minuto.


Sin dejar de acariciarse la barbilla; la planta del pie derecho que posaba en el respaldo del asiento de enfrente se plantó completamente en la superficie del respaldo, y con un impulso sobrenatural de noventa grados se elevó, posando después de aquel grácil movimiento el otro pie, quedando de pie verticalmente en el respaldo de la banca. Con elegante gracia felina comenzó a caminar por toda la longitud del respaldo de madera, acortando la distancia que lo separaba de su interlocutora. De lo que antes eran dos metros, ahora solo los separaba uno. – “Los asuntos siguientes a mi llegada me impidieron venir primero a presentarme.”- Repitió lo que la joven había dicho, cambiando su tono amargo por uno sarcástico.- ¿Qué asuntos?- A cada palabra la distancia se recortaba cada vez más- Espero que no te refieras a buscar una vivienda y esas banalidades, porque de ser así creo que me equivoqué… - Se colocó justo frente de ella, y aunque su tono de voz estaba entintado con ironía sus ojos tenían una frialdad petrificante, la miró a los ojos con intensa seriedad.- ¿Eres una común, corriente y frágil humana acaso? – Tras la pregunta giró sobre si mismo con gran gracia, para darle la espalda.- Porque de lo contrario no veo que esas mundanas trivialidades fueran de mayor prioridad que venir aquí.-

Nuevamente reinó el silencio sepulcral en el recinto.

Caminó hasta detrás del altar de piedra, tomando asiento en lo que él llamaba su silla, la cual más bien parecía un trono. Mal sentado, apoyando una la mejilla derecha en el dorso de la mano derecha, cuyo brazo descansaba perezosamente en la silla. La miraba desde ahí. La voz de la joven mostraba arrepentimiento, pero para él no era suficiente. Se sentía su temor, y los músculos de ese cuerpo hacían notar la lucha por tratar de mostrarse serena; cosas como esas no podían desapercibidas para un experto como él. Ya que la joven quería mostrarse valiente y tranquila, él definitivamente la quebraría.
avatar
Perttu [Abraxas]

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 13/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Privado || Abraxas :: Primero lo primero.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.