Novedades
Últimos temas
» Confieso que...
Dom Ago 16, 2015 7:39 pm por Jess [Galadriel]

» Privado || Abraxas :: Primero lo primero.
Mar Ago 11, 2015 2:29 pm por Perttu [Abraxas]

» ¿En qué estás pensando ahora?
Lun Ago 03, 2015 2:46 pm por Cho Hae Na

» Nikolaj [Hombre Lobo]
Jue Jul 30, 2015 4:56 pm por Yuri [Freya]

» [Privado] New Year Celebration
Dom Jul 26, 2015 9:21 pm por Jung Hae Won [Harahel]

» Registro de Nombre de Artistas
Miér Jul 22, 2015 8:52 pm por Nikolaj Coster-Waldau

» Un nuevo anochecer.
Miér Jul 22, 2015 2:44 am por E_E

» Tramas del Rol
Miér Jul 22, 2015 2:35 am por E_E

» ¡I can touch! [Privado \\ DongHae]
Mar Jul 14, 2015 10:18 pm por Park Jimin

» [ Privado-Zaphkiel/Hyoyeon] Atendiendo al llamado
Sáb Jul 11, 2015 10:57 pm por Sunny [Zaphkiel]

» Abierto | Conociendo más y más.
Jue Jul 09, 2015 10:46 am por Kim Junsu [Nicolás]

» [Abierto] Wanna walk with me?
Mar Jul 07, 2015 1:58 am por Shim ChangMin

» [ Abierto ] Badaboom!
Mar Jul 07, 2015 1:27 am por Woo Ji Ho

» Volviendo a casa [Privado/Sunny-Taeyong]
Mar Jul 07, 2015 12:56 am por TaeYong [Jeliel]

» ¿Chatbox?
Dom Jul 05, 2015 9:32 pm por Sunny [Zaphkiel]


Shim ChangMin [Humano]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Shim ChangMin [Humano]

Mensaje por Shim ChangMin el Miér Jun 10, 2015 1:26 am

Shim ChangMin



Información general

Apodos: Max.

Edad: 25 años.

Orientación Sexual: Homosexual.

Nacionalidad: Surcoreano.

Raza:Humano.

Descripción del personaje

Personalidad: Las sutilezas al dividir ciertos asuntos en la vida sencillamente están de más. A veces es tan simple como decir que es blanco o es negro, sin la necesidad de una inmensa escala de grises que, a la larga, puede ser infinita. Entre el sentimentalismo y la lógica, hay una línea clara, negra en un lienzo en blanco y gruesa, imposible de no ver incluso para quien tiene horribles problemas a la vista. Bajo cierto concepto, el primero, el sentimentalismo, está sobrevalorado. Y bajo el mismo concepto, es casi un tabú. Crudo, innecesario, presente por ser un ser humano; mas sigue siendo innecesario. La vida lleva problemas que deben ser resueltos con la cabeza fría, porque de lo contrario, nada sale bien. Y sólo entonces puedes dar cierta libertad a ese lado obscuro, a ese espiral que no hace otra cosa que seducir para que te pierdas en lo más profundo. Es una lucha de instintos ganada, para él, al menos. Rara vez se deja caer, nunca se ha dejado llevar a esas profundidades.

Pero puede que ese aspecto de calculada frialdad sólo sea la capa más externa, una coraza. Los más sentimentales apelan a una tozudez incalculable en la mirada cuando sólo contesta con ella, sin separar sus labios, al momento que tratan de sacar su sensibilidad a flote. Se cruza de brazos, arquea una ceja.

La dureza de su carácter sirve para ocultar la timidez de fondo, esos silencios que parecen etéreos y perdidos que trasladan a otro lado, a una interrogante de qué querrá decir en realidad. Esos espacios en blanco, esos puntos suspensivos. Un lado más auténtico bastante bien disfrazado.

En cierto punto sus respuestas rebosantes de sentido común lo hacen parecer demasiado maduro aunque en el fondo es sólo eso: sentido común. Está malditamente casado con el sentido común al punto de decir basta, que por favor detenga ese romance pasional para con la lógica o que al menos no tenga el descaro de tener un amante tanto o más seductor como lo es el sarcasmo. Porque ciertamente tiene un talento innato para el sarcasmo y las bromas pesadas. Contestador inclusive, arrogante muchas veces, soberbio, pero sabiamente disfrazado en un humor que por muy pesado e hiriente, si se le conoce lo suficiente, se sabe cuándo lo dice sin la verdadera intención de dañar (suertudos estos, que son los amigos) o en un vago intento de hacer entrar en razón (los mismos suertudos que deben pensar que el comentario viene a raíz de la preocupación); y se sabe cuando lo dice sin que le interese ofender a la otra parte (el resto del mundo que no le importa).

Pero nadie trata o tratará de afirmar demasiado que es alguien frío cuando hay matices reveladores. Su carente capacidad para expresar las emociones no hace otra cosa que reafirmar esa imagen injustamente. Porque tiene emociones, por supuesto, y puede llegar a ser hasta impulsivo si éstas se descontrolan un poco en un campo en el cual no está habituado. Demasiado torpe, demasiado frágil, demasiado inocente. Demasiado de todo, una amalgama de inexperiencia. Las vivencias no han servido para enseñar mucho, oportunidades pocas a su vez.

Hay un deje de travesura oculto, muy bien oculto.

Hay un deje de perfeccionismo notorio.

Hay un deje sentimental que es un tabú dentro del tabú mismo.

Hay cosas que deben mantenerse en secreto.

Y hay una adoración por comer esté feliz, esté triste, esté enojado.

Apariencia: De lo general a lo particular, ChangMin es un hombre alto, siendo poseedor de un metro con ochenta y seis centímetros. Su peso por otro lado es de sesenta y tres kilos. La primera característica a simple vista son sus piernas largas, a veces dando la impresión de que puede ser más alto de lo que ya es, y es porque también son delgadas, estilizadas sería la palabra más correcta. Sus hombros por otro lado son imponentes y su espalda ancha en precisión no se queda atrás. Su cuerpo en general es fibroso, trabajado sin llegar a tocar ni sobrepasar la línea de lo grotesco. Una equilibrada masculinidad reluciente y juvenil. Fresco. Su piel canela es tersa.

Por otro lado su rostro es un conjunto armonioso de facciones. Ojos color marrón de los que se siente orgulloso, aunque quizás no tanto del ligero brillo que puede llegar a inmiscuirse en ellos. Su nariz es preciosamente respingada, el puente es una curva que desemboca en la punta redondeada lo justo y necesario para una caída suave y lenta, sin ápice de violencia, para cualquier gota de agua que llegue a emprender ese viaje. De labios relativamente delgados; pómulos altos. Cejas castañas al igual que su cabello, que suele llevar corto y cuyo color no varía demasiado.

Historia

Los títulos ganados a lo largo de la vida dejan una huella, un rastro de experiencias y/o momentos que nunca se irán, que siempre estarán ahí para recordarte lo que eres o lo que fuiste alguna vez. No es que sean especialmente trágicos (al menos en este caso), pero para ChangMin algunos son bastante molestos. La paciencia es un don que no todos poseen y lo cierto es que el joven suele tener días de muy mal genio (y mejor no mencionarlo en las mañanas cuando aún está sin desayunar). Un día más que agregar a los cientos que puede ser un suplicio.

El mote «pequeño prodigio» es un auténtico infierno.

Esperar demasiado o que le cataloguen de arrogante. A su suerte no va a la escuela primaria ni a la secundaria o no fue demasiado fuerte ser así. Quizás porque nunca fue poseedor de un carácter endeble. Pero los profesores lo miraban con otros aires. Y la exigencia era mayor.

La procedencia de ChangMin es humilde. Nunca le sobró dinero pero tampoco le hizo falta. Su familia es del tipo compenetrada que ante todo enseña que lo más importante es aquello que es fruto de tu propio esfuerzo, de tu propio sudor; y que la única forma de surgir en la vida es sacando un título universitario. De ser posible, en una buena universidad, siendo capaz de llegar alto gracias al mérito propio, de brillar gracias al mismo, aunque esto en muchas ocasiones supone una cruz. Una auténtica cruz.

Él la supo llevar sin quejarse demasiado al respecto. Sin darse cuenta de que una parte de su personalidad se estaba formando (o deformando) hacia la clara pretensión de aspirar a la perfección, de hacer lo mejor posible en todo lo que se proponga, sin caer en conformismos. Se gestó a temprana edad esa parte autoexigente que más que ayudar a surgir puede transformarse en el propio veneno que se toma a pequeños sorbos a lo largo de la vida. Un frasco eterno y cuya última gota podría llevarse su cordura o su vida. Lo que diera el brazo a torcer de primero. Mas se antepuso porque tiempo para que aquello ocurriera o detenerse a pensar en las consecuencias no hubo.

La presión de los padres iba doble: no sólo por ser padres que exigen calidad, sino porque ellos mismos se vieron presionados al ser docentes. Asumieron cuando decidieron aventurarse en el camino de la paternidad que sus valores y enseñanzas, el producto que le dan a tantos cientos de niños y jóvenes a diario, debería representarse en su primer hijo, y en los que vinieran.

Los valores y principios de ChangMin son intachables.

Pero como todo niño los sueños llegan en algún momento y se atraviesan en la mente, se paran en frente y se presentan encantadores porque eso son: sueños. Y aspiran a ser maravillosos y prometen la gloria en las manos de todo inocente. Y viene la anarquía cuando hay represión y la rebeldía cuando se llega a la adolescencia. Ese instinto que pide detener una conversación a la hora de la cena interrumpiendo al padre y faltar el respeto con ese pequeño gesto al saltarse el turno de conversación asignado de forma aleatoria. Sueños. A ChangMin le gustaba (y gusta) la música. Pero a no ser que fuese un profesor evocado a enseñar música, no lo dejarían siquiera rozar la fantasía que cada noche lo visita en las cuerdas de una guitarra muda abandonada en la esquina de la habitación. Su compañera en los momentos en que el estrés y la exigencia le sobrepasaban, huyendo a algún lugar lo suficientemente solitario para sumergirse en sí mismo.

Empero, la existencia de la idea y del deseo no fueron suficiente para hacerle abandonar el destino que le estuvieron marcando con un resultado al azar, al fin y al cabo, él mismo se supo siempre evocado a la lectura de lo que sea para aprender lo que fuera. Matemáticas, física, historia, biología. Biología. No podrá pararse en un escenario a cantar, pero la ciencia le llena el alma.

Se graduó con honores y comenzó la curiosa carrera que aún su madre cuestiona. Porque la parte de «medicina» emociona a cualquiera, pero cuando termina de hablar y la palabra «forense» termina de pronunciarse, lo miran enteramente descolocados. Sus padres primero, ella sobre todo. ¿Qué hay de gracia en ser médico forense? ¿No podía ser neurólogo acaso? Los muertos no hablan, ni siquiera podría reír junto a un paciente (cosa que a ChangMin poco le importa en realidad). Por suerte su padre intervino en esta retahíla de preguntas y cuestionamientos con complejo de piedras. Al menos abandonó la idea de ser cantante.

Y se desharía de ese maldito mote en la Universidad, o era su esperanza. Porque es un título demasiado grande, «prodigio» no es. Para nada. Incluso se afirma como un vago o un desparpajo. Aunque esto lo dice pensando en el desastre que siempre tendrá por habitación. Y sigue siendo nada muy grave en comparación a otros.

La palabra que usaría es: dedicado.

Si no fuese por la dedicación nadie podría obtener sus metas.

A mitad de carrera la oportunidad brilló con luces de neón. Italia. La emoción se gestó de inmediato en él, en los demás. No lo pensó dos veces y aceptó. Al poco tiempo se vio perdido en las calles empedradas y por los pasillos atestados en la institución asignada. Diccionario en mano, mapa también. Sus ojos hablaban por sí solos y los profesores aprovecharon a este entusiasta. Graduado nuevamente con honores, la cultura le hizo mella lo suficiente para decidir quedarse a vivir y ejercer ahí. Al fin y al cabo, la gran Italia tiene su historia con la medicina forense, muchos argumentos no tuvo que dar en esa visita veraniega a la casa de sus padres en Corea con la nueva noticia.

Y un año lleva ya aquí, completamente a gusto.

Curiosidades

Lo que le gusta/odia:
-Adora comer.
-Se molesta cuando algo en lo que cree es bueno no le sale bien.
-Es un apasionado de la lectura.

Miedos/Fobias:
-No le agradan mucho los lugares cerrados, aunque no llega a ser claustrofobia como tal.

Otros:
-Cuando está muy estresado toca la guitarra.
-El apodo «Max» nació en sus primeros meses en Italia. Uno de sus compañeros de clase solía llamarlo «oye tú» o «chinito» porque la pronunciación del nombre de ChangMin le costaba y terminaba berreando hastiado por los intentos fallidos (cosa que a ChangMin le sacaba una que otra carcajada). Finalmente optó por decirle Max cuando vio parte del nombre de la marca del bolso un día cualquiera. La idea se expandió rápidamente entre los demás así que aceptó este nuevo apodo.
avatar
Shim ChangMin

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 05/06/2015
Edad : 27

Ver perfil de usuario http://eternalexile.foroactivo.mx/t76-shim-changmin-humano

Volver arriba Ir abajo

Re: Shim ChangMin [Humano]

Mensaje por Jaime el Miér Jun 10, 2015 2:27 am


Bienvenido chinito

Lo lamento, es que me ha gustado tanto ese nombrecillo.
Disfrute su estadía en Eternal Exile.
avatar
Jaime
Admin

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 12/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.