Novedades
Últimos temas
» Confieso que...
Dom Ago 16, 2015 7:39 pm por Jess [Galadriel]

» Privado || Abraxas :: Primero lo primero.
Mar Ago 11, 2015 2:29 pm por Perttu [Abraxas]

» ¿En qué estás pensando ahora?
Lun Ago 03, 2015 2:46 pm por Cho Hae Na

» Nikolaj [Hombre Lobo]
Jue Jul 30, 2015 4:56 pm por Yuri [Freya]

» [Privado] New Year Celebration
Dom Jul 26, 2015 9:21 pm por Jung Hae Won [Harahel]

» Registro de Nombre de Artistas
Miér Jul 22, 2015 8:52 pm por Nikolaj Coster-Waldau

» Un nuevo anochecer.
Miér Jul 22, 2015 2:44 am por E_E

» Tramas del Rol
Miér Jul 22, 2015 2:35 am por E_E

» ¡I can touch! [Privado \\ DongHae]
Mar Jul 14, 2015 10:18 pm por Park Jimin

» [ Privado-Zaphkiel/Hyoyeon] Atendiendo al llamado
Sáb Jul 11, 2015 10:57 pm por Sunny [Zaphkiel]

» Abierto | Conociendo más y más.
Jue Jul 09, 2015 10:46 am por Kim Junsu [Nicolás]

» [Abierto] Wanna walk with me?
Mar Jul 07, 2015 1:58 am por Shim ChangMin

» [ Abierto ] Badaboom!
Mar Jul 07, 2015 1:27 am por Woo Ji Ho

» Volviendo a casa [Privado/Sunny-Taeyong]
Mar Jul 07, 2015 12:56 am por TaeYong [Jeliel]

» ¿Chatbox?
Dom Jul 05, 2015 9:32 pm por Sunny [Zaphkiel]


[Líder Ángel] Mikael

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Líder Ángel] Mikael

Mensaje por DongHae [Mikael] el Jue Mayo 14, 2015 1:04 am

Lee DongHae [ Mikael ]



Información general

Apodos: Mike, Hae

Edad: 21 / 221

Orientación Sexual: Heterosexual

Nacionalidad: Coreana

Raza: Ángel
Descripción del personaje

Lee DongHae:
Personalidad:

Habiendo sido criado bajo el estricto régimen religioso de su familia, DongHae era un joven sumamente dedicado, pulcro y dedicado a las enseñanzas de la Biblia, sin embargo, tras despertar en la época moderna y darse cuenta de muchos cambios radicales, fue poco a poco cambiando sus maneras inflexibles y descubriendo un sin fin de posibilidades, si bien su devoción hacia Dios y sus creencias seguían estado ahí, no se convirtió en la persona fanática y poco tolerante en la que muchos de sus familiares se habían convertido o estaban destinados a ser.

Pese al aspecto reservado que tiende a proyectar, es un joven sumamente amable y en quien radica lo divino debido el tiempo que estuvo poseído por la fuerte presencia angélica de aquel ser. No es, pese a esto, una persona que pueda ser considerada sumisa, sino simplemente poco conflictiva ya que la paz es un anhelo que posee. Puede, sin embargo, mostrar un carácter firme y algo testarudo cuando está convencido de algo. Su fuerte sentido de la justicia lo lleva a inclinarse por ayudar al débil y a luchar por causas que lo merecen.

En el ámbito emocional es afectivo, cariñoso, pero es complicado que encuentre la confianza para llegar a este punto pues se le enseñó desde muy pequeño que la maldad puede presentarse en todas las formas. Si bien goza de un buen presupuesto, prefiere la austeridad y hacerse de lo indispensable, no es alguien que guste de gastar en lujos si puede emplear ese dinero en gente que podría necesitarlo más. No recuerda nada de el tiempo que estuvo poseído por aquel ser celestial, pero si sabe de aquel suceso pues tiene memorias claras de lo sucedido antes de haber sido entregado y de lo que era su vida anteriormente. Tiene una afinidad muy grande hacia los niños y menores de edad en general, igualmente, hacia las razas positivas y cree firmemente que todos tienen derecho a ser salvados sin importar el tormentoso pasado que los haya hecho ser quienes eran. Incluso con los mismos demonios o personajes cuya naturaleza es sumamente oscura, ya que, el amor de Dios es tan basto como para abarcar hasta a quien menos podría imaginarlo.

Apariencia:

Con un metro sesenta y nueve de altura es fácil notar que no es precisamente muy alto, aunque esto no lo acompleja demasiado pues está consciente de que hay cosas que simplemente no se pueden cambiar, cabello oscuro y tes clara, ojos castaños. Posee varios lunares en el rostro, cuello y resto del cuerpo que son visibles a aquellos que estén dispuestos a mirarlo con detalle. Su cuerpo es atlético pues parte de su entrenamiento era de defensa personal, así como saber cuidar del cuerpo que Dios le había entregado y que el eventualmente devolvería a El Señor para cualesquiera que fuesen los propósitos que le presentara. No cuenta con tatuajes o perforaciones ya que no puede profanar algo que no le pertenece. No suele cambiar el color de su cabello, ni alterar mucho de su aspecto. Al ser una persona sumamente austera disfruta de la simplicidad de sus vestimentas, pero si otros eligen el atuendo por él tampoco tiene inconvenientes en llevarlo, no es alguien que se preocupe por su aspecto físico. Le gusta mantenerrse limpio en todos los aspectos, desde corporal hasta espiritualmente, por lo que le huye a situaciones que podrían perturbar su paz mental a menos que sea sumamente necesario.  

Mikael:
Personalidad:

Como ángel, Mikael es uno de los Siete Rayos de la Creación divina, siendo el portador de sin fin de bondades y comandante de la legión angélica, sin embargo, este rango no suele ir muy acorde con su manera usual de actuar. En su cuerpo humano, Mikael es alguien amable y tranquilo, con sentido del humor y que gusta de entablar amistades con prácticamente cualquier raza. En sus primeras experiencias en el plano mortal, llegó a ser en exceso inocente, siendo para él desconocida la maldad del mundo, sin embargo, tras los eventos ocurrido sen Budapest, aprendió mucho sobre la verdadera naturaleza humana, y si bien, no perdió su fe en la humanidad, si aprendió a moverse con algo más de cuidado, la experiencia, por así decirlo, lo hizo algo más precavido, y es así como desea guiar a la nueva legión que le fue asignada en Italia.

Pese a esta modificación de su personalidad inicial, es de los que se maravillan de la creación de Dios con facilidad, conserva la "inocencia" de quien sabe asombrarse y ver lo hermoso de las cosas. Reír, bromear, aprender y escuchar son características de su personalidad. No le gusta cargarse con malas energías y prefiere ver el lado positivo de las cosas y de las personas, pues, para él, siempre hay que dar segundas oportunidades y no juzgar a un libro por su portada.

Si bien esta es la personalidad pre dominante, no es alguien a quien se deba tomar a la ligera, tal vez no lo demuestre del todo, pero es sumamente observador, en silencio va anotando detalles de con quienes convive y así, intenta hacer una lectura rápida de los movimientos ajenos, eso hace que sea complicado tomarlo desprevenido. Como alguien sumamente amoroso y protector, es difícil hacer que pierda la paz en sus acciones, pero definitivamente es complicado hacer que recupere la confianza o la fe en quien ya ha demostrado que no lo merece en más de una ocasión.

Historia


Lee DongHae:
Muchas veces las personas en la actualidad son grandes ignorantes de lo que en realidad sucede en el mundo. Encerrados en sus burbujas de seguridad, suelen dar por sentadas las cosas que ven en la televisión y creer únicamente en aquello que pueden ver. Hacía 200 años, a principios del siglo XIX esto no era muy diferente. Era por eso que criaturas malignas podían moverse a su antojo, disfrutando de los placeres de la vida mundana y aterrorizando a la sociedad, sembrando caos, destruyendo la armonía del reino de Dios y todo lo divino. Y si bien podría resultar complicado creerlo para muchos, incluso desde mucho antes existieron familias con lazos sumamente fuerte con lo sobrenatural, obedeciendo religiones, cultos y creencias variados pero que, al final, su objetivo venía siendo el de cooperar o luchar en contra de esas criaturas que habían invadido nuestro mundo mortal. Esta historia nos lleva a Corea del Sur, la familia Lee, conocida entre las personas de esa época no sólo por ser sumamente adinerada, sino por el poder que habían obtenido tras volverse representantes de la religión católica en esas tierras asiáticas. Poseían propiedades enormes y el misterio y mitos rodeando a los seguidores de tan rigurosa institución eran incontables, más aún en un momento de la historia  en el que Corea era conocida por estar aislada del mundo. Dentro de sus instituciones religiosas, los miembros de la familia principal participaban en una educación religiosa, su cuerpo, mente y alma eran entregados desde su nacimiento a Dios y a servir a su reino sin cuestionar, soldados humanos, puros en carne y pensamiento... Todo, para un propósito tan secreto que aquel que se atrevía a hablar sería severamente castigado.

Lee DongHae, como hijo mayor de esa familia y tras cumplir la edad de 20 años, fue entregado como el dogma familiar dictaba a Dios, como contenedor de uno de los seres más puros del ejército divino y que requería de alguien con el entrenamiento físico y mental que sólo la familia Lee podía ofrecer en esos tiempos oscuros. Mikael, el líder asignado de una legión angélica en Budapest y Arcángel, fue quien tomó posesión de aquel joven quien... perdió toda consciencia de lo que sería su futuro por los siguientes 200 años.

Ahora, a poco más de dos años de haber recuperado su consciencia humana, pues el ángel en cuestión se había retirado hacia los cielos, DongHae despierta en un mundo nuevo, una época desconocida en la que no encaja ni siquiera un poco. Sin embargo, y gracias a la guía de otros seres divinos y humanos que conocían la situación ha logrado adaptarse y volver en contacto con su familia quienes... volvieron a otorgarle la misión principal del linaje que era otorgar la salvación a aquellos que eran incapaces de alcanzarla, llevar la palabra del señor y ayudar a aquellos que lo necesitaran en el camino. Aceptando esta misión y en una búsqueda encarnada para volver a conocerse a sí mismo, DongHae alcanzó lugares y se hizo acreedor de historias que pocos se podrían creer.Había entre estas narraciones una en particular, que resaltaba de entre las demás porque las consecuencias de aquel encuentro destinado fueron sumamente importantes en el desarrollo de la historia de DongHae, al parecer... vivir una vida tranquila y llena de paz sería aún una visión lejana para el católico de nacimiento.

Sus viajes y exploraciones lo habían llevado a Budapest tras recurrir a un llamado por parte de la iglesia, una especie de misión por así decirlo. Budapest había sido el lugar de una batalla y destrucción espantosas, donde el bien y el mal conjuntaron para provocar un daño que era difícil de reparar con prontitud. Al parecer, había cosas ahí que debían de ser recuperadas... Se le había asignado un acompañante, un miembro de la iglesia católica que venía desde Italia sólo para acompañarle en esos instantes. No tardaron demasiado en dar con una antigua mansión que, según había escuchado, se encontró en su momento regida por uno de los pilares humanos... No tardó demasiado en saber que era lo que habían venido a buscar. La sensación divina había llenado por completo el cuerpo de ambos. Ese lugar, a diferencia de los otros no había sufrido daño alguno y... según los rumores, estaba aparentemente rodeada por una protección sobrenatural y que impedía a ladrones y saqueadores hacer de las suyas como en el resto de los edificios...

"Ya sé por qué me mandaron a mi..." le comunicó DongHae a su acompañante mientras caminaba y se adentraba al lugar como si no hubiese la mencionada barrera, "podría decirse que fui yo quien protegió este sitio" sonrió, y el otro, tras instantes de sorpresa pareció comprender a qué se refería exactamente. Y es que, era él el único que podría recuperar las plumas que conformaban la barrera protectora alrededor de la mansión, esas que fueron dadas nada más y nada menos que por el ángel que ocupó su cuerpo hacía 200 añós: Mikael.

La recuperación fue relativamente sencilla, pero, mientras su acompañante se ponía en contacto con la organización eclesiástica para que fuesen a recogerlos, DongHae se vio en la tentación de explorar la ciudad. Caminando entre escombros y calles destruidas, edificios abandonados, caía en la cuenta de que... sentía algo en ella que resultaba sumamente familiar, y no era de extrañarse, pero si bien sabía que Mikael había vivido ahí, él en realidad no tenía las memorias, solo le quedaban las sensaciones. Fue así como se dejó guiar por el instinto quizá, o a lo mejor era el mismo destino quien dictaba sus pasos hacia un lugar que se veía en sus momentos era de prestigioso renombre. Se paró frente a las ruinas de otra de las mansiones, observándola con extrañeza... fuera cual fuera la razón ya se encontraba adentrándose en aquel lugar desolado y, como dirían muchos "abandonado por Dios", y ciertamente no había mejor forma de describirlo. Todo cuanto pisaba estaba verdaderamente acabado, ¿Es que era ahí donde se había librado una batalla aún más intensa? La noche comenzaba a descender, pero afortunadamente aín había destellos de luz. Subió por lo que en su momento fueron escaleras. Distraído por la fascinación y asombro, la estructura cedió de un momento a otro, haciéndolo caer junto con varios escombros. No había sido una altura considerable, pero no había terminado precisamente ileso. Unos cuantos golpes y algo de sangre que notó caía de su frente... bufó algo molesto consigo mismo. Logró salir de entre los escombros, descubriendo que no había más que una espalda adolorida, uno que otro rasguño y la ropa ligeramente rasgada. Tambaleante y adolorido, se restregó las prendas y limpió la sangre que caía por su rostro, apenas un hilo de la misma pero que en esos momentos no era más importante que su exploración.

Los minutos pasaron y eventualmente llegó a ese sito... uno que llamaba la atención por tener un nivel de destrucción considerablemente menor, ha no ser de ciertos detalles... abrió la puerta y algo de polvo cayó. Hizo caso omiso y pudo ver algo que en esos instantes lo hizo dudar de su visión... un cuerpo calcinado. Sorprendido, le tomó unos momentos asimilar lo que observaba, pero, esa curiosidad natural que poseía eventualmente lo hizo acercarse. Era obvio que estaba muerto... pero había algo más ahí, un piano de cola blanco que hizo de pronto que sintiese una necesidad de acercarse... sus dedos limpiaron el polvo en una caricia y entonces, volvió la vista hacia ese cuerpo. No era la primera vez que veía uno, por eso no estaba tan sorprendido, a veces los demonios y otras criaturas dejaban en peor estado a las personas y seres vivos, pero... había vuelto a mirarlo porque sintió un susurro, un llamado. "Mi imaginación..." pensó, pero cuando se disponía a presionar una de las teclas del susodicho piano, volvió a sentirlo, casi como una brisa que le invitaba a mirar ese ser desfigurado. Ya picado por la sensación, caminó hacia aquel... "No podría estar con vida... es imposible" murmuraba para sí, y sin embargo, optó por inclinarse sobre él cadáver, no despedía olor alguno, simplemente era esa apariencia espantosa y carbonizada... sin vida. Analizaba cada facción con cuidado, como si intentase rescatar de él cualquier despojo de humanidad, de algún rasgo que probara que en su momento fue algo más... humano.

"No puedes estar vivo... ¿Verdad?" le habló, mirándolo a donde suponía debían de haber estado los ojos, ni siquiera podía distinguir si los párpados estaban abiertos o cerrados. Entonces, el sonido de una piedra moverse le hizo elevar el rostro alerta, el movimiento ocasionó que, de aquella herida que se habría hecho momentos atrás y que a este punto había pasado ya al olvido, cayesen apenas unas cuantas gotas de sangre... estas chocaron contra el rostro y labios del adverso, colándose entre las aberturas de una manera casi sobrenatural. Al notar que no era nada, manteniendo la vista en dirección al sonido por varios momentos, volvió la atención hacia esa criatura que...

"¿Q-qué?..." apenas alcanzó a balbucear, pues el destello rojizo de sus ojos lo había sorprendido, ¡Estaba vivo! ¡¿Era acaso eso posible?! Tragó saliva y mantuvo fija la vista en ese ser... Y entonces lo sintió moverse. Se movió a una velocidad que sus reflejos apenas podían soportar, haciendo que, pese a haber reaccionado para alejarse, de inmediato lo que parecieron ser dos colmillos afilados se aferraron a su piel produciéndole un terrible dolor inicial. Ambas manos se apoyaron tras un doloroso grito a ambos lados del cuerpo de esa criatura. Forcejeó con ella, ¿Un vampiro? No podía pensar en otra criatura de todo el catálogo que conocía, pero, de ser así, ¡¿Cómo estaba vivo aún!?  No se lo explicaba, de pronto, entre gritos y lucha, aquella criatura había comenzado a succionarle la vida... podía sentir sus desespero, su necesidad de aferrarse a la vida, todo eso se lo transmitía succión a succión, mililitro a mililitro que iba extrayendo de su cuerpo. Pero, dentro de todo aquello y, antes de perder la consciencia por completo y desplomarse sobre ese ser... había sentido nuevamente algo que no podía creer en semejante circunstancia: la nostalgia.

Tras los sucesos sucedidos en Londres, DongHae comenzó a recibir una serie de visiones y mensajes, en estos se le informaba que debía de ir a Italia, pues el regreso del líder de la legión angélica que comandaba en Budapest iba a suceder tras 4 años de ausencia. Aquello por supuesto lo tomó por sorpresa, sin embargo, no era algo a lo que pudiese negarse... Las cosas estaban muy claras para él, debía reunirse con el arcángel Zadkie y la humana Stelle quienes cuidaron de él cuando Mikael dejó su cuerpo originalmente, o al menos, eso era lo que tenía entendido, él desconocía como traer al ángel de vuelta o qué procedimiento debía de seguir, 200 años atrás, fueron sus familiares quienes realizaron el ritual y él permaneció inconsciente prácticamente todo el proceso del mismo. Ahora, esos familiares ya habían muerto y con el tiempo los conocimientos se fueron perdiendo... Por eso requería de asistencia divina.

Era el momento de servir a Dios en la misión para la cual había nacido: prestar su cuerpo al arcángel Mikael. El regreso de los ángeles era inminente y la cede sería el hogar del mismísimo Vaticano. Algo grande se avecinaba y era el momento de actuar antes de que fuera demasiado tarde.

Curiosidades

Lo que le gusta/odia:
Gustos: Paz, calma, tranquilidad. La meditación, las largas caminatas, viajar, leer, conocer e informarse, escuchar a las personas, Dios. Disgustos: La gente abusiva, intolerante, aquellos que buscan imponer su ideología y dañar a otros.

Miedos/Fobias Ninguno

Otros:
- Se abochorna con facilidad, y tiende a no reconocer el sarcasmo, doble sentido o sentido figurado...
- Posee una cruz de plata que carga siempre en el cuello.



Última edición por DongHae [Mikael] el Lun Mayo 18, 2015 11:26 pm, editado 1 vez
avatar
DongHae [Mikael]

Mensajes : 114
Fecha de inscripción : 11/05/2015
Localización : En tu kokoro

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Líder Ángel] Mikael

Mensaje por Jaime el Lun Mayo 18, 2015 1:33 am


Bienvenido, amo Mikael.
avatar
Jaime
Admin

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 12/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.