Novedades
Últimos temas
» Confieso que...
Dom Ago 16, 2015 7:39 pm por Jess [Galadriel]

» Privado || Abraxas :: Primero lo primero.
Mar Ago 11, 2015 2:29 pm por Perttu [Abraxas]

» ¿En qué estás pensando ahora?
Lun Ago 03, 2015 2:46 pm por Cho Hae Na

» Nikolaj [Hombre Lobo]
Jue Jul 30, 2015 4:56 pm por Yuri [Freya]

» [Privado] New Year Celebration
Dom Jul 26, 2015 9:21 pm por Jung Hae Won [Harahel]

» Registro de Nombre de Artistas
Miér Jul 22, 2015 8:52 pm por Nikolaj Coster-Waldau

» Un nuevo anochecer.
Miér Jul 22, 2015 2:44 am por E_E

» Tramas del Rol
Miér Jul 22, 2015 2:35 am por E_E

» ¡I can touch! [Privado \\ DongHae]
Mar Jul 14, 2015 10:18 pm por Park Jimin

» [ Privado-Zaphkiel/Hyoyeon] Atendiendo al llamado
Sáb Jul 11, 2015 10:57 pm por Sunny [Zaphkiel]

» Abierto | Conociendo más y más.
Jue Jul 09, 2015 10:46 am por Kim Junsu [Nicolás]

» [Abierto] Wanna walk with me?
Mar Jul 07, 2015 1:58 am por Shim ChangMin

» [ Abierto ] Badaboom!
Mar Jul 07, 2015 1:27 am por Woo Ji Ho

» Volviendo a casa [Privado/Sunny-Taeyong]
Mar Jul 07, 2015 12:56 am por TaeYong [Jeliel]

» ¿Chatbox?
Dom Jul 05, 2015 9:32 pm por Sunny [Zaphkiel]


TaeYong Lee [Ángel]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

TaeYong Lee [Ángel]

Mensaje por TaeYong [Jeliel] el Lun Mayo 18, 2015 8:40 pm

CÓDIGO:
Taeyong Lee



Información general

Apodos: Tae, TaeTae, Yonggie.

Edad: 19 años.

Orientación Sexual: Pansexual.

Nacionalidad: Coreana.

Raza: Ángel.
Descripción del personaje

Personalidad: La forma más fácil de describir a TaeYong, es hablando sobre lo amable que es, puesto es una persona que muchas veces antepone las necesidades ajenas que las propias, no suele ser de esos chicos egoístas que solo piensan en sí mismos, no le gusta para nada eso. Es un tanto ingenuo con respecto a muchas cosas por su estilo de vida, además de que siempre entra a problemas y/o discusiones únicamente con el afán de poder solucionarlas. A pesar de todo eso, no siempre se le ve con una sonrisa en su rostro, suele tomar medidas muy serias y ser bastante serio cuando se necesite estar de esa manera, puesto en asuntos importantes suele tomarse el debido tiempo de analizar perfectamente las cosas.

Tiende a pensar las cosas antes de hacerlas, claro, dependiendo de lo que se esté haciendo. Nunca dice no cuando una persona le pide ayuda y nunca ha lastimado a un ser vivo y no lo haría por nada en su vida. Es bastante cariñoso con las personas cercanas a él y suele tomar rápidamente cariño a aquellos que podría considerar en un futuro sus amigos. El respeto es algo que le caracteriza, debido a la cultura en la que ha crecido, siempre habla a personas mayores de usted, y aunque le digan que no lo haga, lo puede hacer inconscientemente, aunque lo parezca, no suele tomar rápidamente demasiada confianza con las personas, aunque nunca rechazaría la amistad de alguien más, sea quien fuese.

Apariencia: Los ojos de TaeYong son rasgados, de un color café bastante oscuro que se asemeja bastante al negro, lo mismo sucede con su cabello de un color demasiado similar al de sus ojos, además de que lo tiene un tanto corto, aunque no demasiado, ya que no le gusta tener ese tipo de cortes militares o algo de ese estilo. Su piel es ligeramente bronceada, apenas se nota puesto aun así tiene una tez clara, su cuerpo es de una complexión delgada, aunque no escuálido, debido al simple hecho de que le gusta ejercitar su cuerpo y mantenerse bastante saludable, además de que se notan varios de los músculos que tiene en los brazos y apenas se notan los abdominales en esa misma zona, al igual lo que sucede en su pecho y sus pectorales. Es de un estatura un tanto alta, con sus diecinueve años midiendo ya casi unos 1,80 metros, puesto que en realidad mide 1,79. Pesa alrededor de los 50 kilogramos y le gusta mantenerse de esa forma.
Historia


— “Sacrifico su vida por alguien que ni siquiera conocía y que tampoco estaba destinado a conocer.” —

Durante el principio de la vida de este chico, fue una vida llena de cariño, al menos suficiente para lograr hacer que más adelante tuviera una personalidad amable, por no decir dulce, dedicado y atento a sus propias necesidades así como las de las personas que le rodeaban y anteponer lo adecuado.  No era hijo único, pero sí era el más pequeño, no por eso iba a ser completamente el consentido, pero era algo similar a eso, su hermana mayor, Sunny, le dedicaba muchos momentos, a jugar, a hablar, a explicar cosas que siempre eran necesarias y fue tanta la convivencia y la cercanía que habían tenido, que le tomó demasiada confianza, más allá de lo que los lazos familiares pudieran conllevar; como decir que era su mejor amiga, su confidente, aquel hombro que tenía para llorar siempre que deseaba hacerlo y definitivamente, ella estuvo ahí en esos primeros años de su vida, su infancia, y apenas parte de su adolescencia, puesto ella se había ido a Budapest, para hacer su vida, sus planes, o lo que fuera que tuviera en su mente.

TaeYong, por otro lado, se quedó en Seúl para hacer su vida ahí, un chico con excelente notas escolares, las cuales él mismo se había presionado para poder llegar a tal ‘excelencia educativa’; aunque él nunca llegó a ser presumido con respecto a eso, si algo había aprendido de su hermana mayor y de sus padres, era ser humilde y nunca resaltar los propios logros en la vida, aun cuando se sabían.
Él siempre había sido un chico bueno, amable, cariñoso, atento con las demás personas, y aunque sus padres querían que resaltara en otras cosas que era bueno, música, danza, leyes, entre ese tipo de cosas que usualmente se quiere que un hijo llegue a resaltar y lograr cosas en su vida, TaeYong ya tenía en su mente algo y no era para ganar dinero, ser famoso o ser una persona demasiado reconocida, sino que deseaba ayudar. Por eso mismo había decidido trabajar como ayudante en un hospital grande en Corea, ayudar a la gente era una visión grande para TaeYong, respetable y algo que le gustaba hacer, siempre hablaba con todos los pacientes que podía, y sobre todo, con los niños pequeños que se encontraban ahí, era entretenido muchas veces, el sacar una sonrisa a un pequeño que se encontraba mal, siempre alegraba demasiado el corazón de TaeYong, y no había ni un solo día en el cual no llevará alguno que otro regalo para esos pequeños que atendía, era feliz y los otros chicos, también lo eran y él lo sabía, quería mantenerlo así, inclusive a aquellos que tenían una fase terminal, eran a los que más apoyaba TaeYong, los que más recibían de su atención.

Habían ciertos días en los que él tenía esos sueños extraños, en lo que por su mente pasaban aquellos recuerdos viejos, cuando era un niño realmente pequeño, la infancia y los momentos que pensaba que recordaría únicamente a través de fotos, y claro, veía lo feliz que era, lo risueño que era de pequeño y que si había cambiado, pero no para mal, sino para bien, aunque claro, todos cambian al momento de crecer. En los sueños siempre había una luz, brillante y bella, pero que no dejaba ver bien la silueta que ahí estaba, oculta en esa hermosa luz que mezclaba los colores, que era amarilla y dorada, pero a la vez no, era blanca y gris, pero a la vez no, todo cambiaba y solo confundía su mente, pero era un sueño, ¿No es así? No había mucho por que tomarle en cuenta, tal vez era ese tipo de pensamientos los que tenía él.

Aun al tener una edad bastante joven aun, estaba ahí con tantas ocupaciones como las podría tener un adulto, y apenas era el comienzo de ese día. Con unas cuantas bolsas en la mano, además de un morral que tenía colgado desde el hombro izquierdo hasta la parte derecha de su cuerpo, estaba caminando con bastante calma, tranquilo y apenas con una ligera y muy, muy suave sonrisa que se mostraba gracias a las comisuras de sus propios labios; el tráfico, como era usual, estaba casi hasta el tope y fue ahí cuando una mujer tropezó con él, apresurada, agitada y cuando él logró verla directamente al rostro, este se encontraba empapado de lágrimas, la desesperación se le podía notar a metro de ella y entre sus palabras, y lo que se podía entender, preguntaba con un tono triste, desesperado “¿Dónde está él? ¿Dónde estás?”. No podía dejar pasar ese momento en donde él también llevó su mirada por todas partes de aquella acera, hasta que su vista se posó en un pequeño niño que lamía una paleta grande y que se encontraba en medio de la calle, un pequeño de unos dos o tres años cuando mucho en realidad. Tae dejó caer las cosas de sus manos para salir corriendo directamente hacia donde estaba ese pequeño niño, apurado sin siquiera mirar a alguno de los lados y tan pronto tuvo al niño entre sus brazos lo movió y empujó levemente para que llegara al otro lado, mejor que tuviera un par de cortadas y raspones a que pudiera morir y sí, justo después de eso, todo para la mirada y mente del joven TaeYong, se volvió oscuro.

Él había terminado salvando al pequeño niño, pero por algo tan valiente, tuvo que dar de cierta forma un enorme precio, algunos huesos rotos, varias heridas en su rostro, en sus brazos, sus piernas, y lo peor de todo, era que estaba en coma y no parecía poder despertar pronto, ni en algún punto, o al menos eso habían diagnosticado los doctores.


El comienzo de su viaje en un plano diferente, en aquel en donde todo lo que la mente imagina cobra, de cierta manera, vida, había comenzado.
Levemente sus parpados comenzaban a abrirse, dejando ver imágenes apenas un tanto borrosas que se mantenían y aclaraban cada vez que parpadeaba. —“¿Dónde estoy?. . .” —. Se preguntó levemente conforme fruncía apenas el ceño, arrugando levemente su frente, así como sentía sus labios un tanto secos, faltos de humedad; cerró de nueva cuenta los ojos, esta vez más largo que hace unos segundos, se mantuvo así, ¿Cuánto tiempo había sido? No importaba en realidad, esos segundos o minutos, le había dado tiempo de sentir que su cuerpo no estaba tocando el piso, sus pies no lo palpaban, sentía que su cuerpo estaba flotando en la nada, y cuando estos parpados se abrieron, su mirada viajó de forma lenta a ver el suelo, encontrándose con nada más que solamente la oscuridad, al menos, por abajo sólo se veía, eso; volteó a ver hacia su derecha y encontró lo mismo, su derecha, de nuevo oscuridad, y así se mantuvo cuando miró hacia arriba y por lo que pudo, hacia atrás de su cuerpo, únicamente llevando la vista hacia el frente, estaba algo que parecía un espejo, un triángulo de cristal bastante que grande, en el cual su reflejo mostraba un cuerpo, con ropas blancas de una tela suave con un bordado delicado de color dorado, y además de eso, se mostraba un largo pasillo, no hecho de piedras, baldosas, azulejos u otro tipo de material derivado de la roca, cemento o inclusive marfil, todo lo contrario a ello, era un largo pasillo cubierto de plantas de un verde algo claro, como si acabaran de florecer y cubrir ese camino, que se extendía más allá de lo que su propio reflejo le permitía observar, plantas que se entrelazaban entre sí como enredaderas envolviendo una pared.

Su diestra levemente se alzó para intentar tocar ese espejo, ese cristal que reflejaba una figura. Lentamente su dedo índice fue tocando aquella misma superficie, deslizando lentamente aquella yema sobre el limpio cristal, pero el reflejo seguía sin inmutarse, estaba quieto y de espaldas a él, hasta que una voz suave, dulce, inclusive melodiosa se escuchó entre todo ese abrazador silencio.

—“Te he estado observando, has sido valiente, amable y un chico lleno de cariño” —.

La voz se presentaba a él con unas variaciones, como si el tono que escuchara era el de un hombre y una mujer que hablaban a un unísono, pero no se escuchaba mal, era como si su corazón se sintiera más tranquilo al momento de escuchar semejantes palabras. Aunque su pregunta había estado flotando en su mente, pero al mismo tiempo era como si la hubiera dicho en voz alta, puesto esa voz parecía conocer lo que pensaba lo que imaginaba.

—“Esto no es del todo un sueño, TaeYong. Te conozco, conozco tu nombre y he estado contigo varios años de tu vida” —.

La voz de nuevo se escuchó, ¿Era su mente la que imaginaba semejantes cosas? No sabía que su imaginación podía llegar tan lejos, pero el cuerpo que se veía a través de ese fino cristal, comenzó a voltearse lentamente para dejar ver su rostro, facciones limpias, finas y suaves, pero que al final, su mente ni siquiera podía procesarlas, como si cambiaran a cada momento, pero ese no era el caso. Esa figura extendió sus brazos y ante el cuerpo del joven, se mostraron diferentes escenas de su vida, los logros que había alcanzado, la amabilidad y el cariño que había expresado y al final, cuando esos cuadros con momentos de su vida se unieron, únicamente mostraron una gran imagen, como un video de lo que había hecho hace unos cuantos días, la imagen de él salvando a ese niño y como su madre ahora estaba con él, felices ambos, sus propios ojos se llenaron de lágrimas por aquello, por ese bien que había realizado, logrando ver su cuerpo en aquel salón en donde estaba hospitalizado, varios tubos conectados a sus orificios respiratorios. —Si valió la pena…—. Sus propias palabras fueron suaves y dulces, dejando que una lágrima se deslizara por su mejilla para así dejar que cayera al vacío, aunque sonó como si hubiera agua en aquella misma parte, un pequeño destello, suaves brillos comenzaron a mostrarse.

—“Justo lo que quería escuchar… Ambos podemos seguir haciendo esto, ayudar a los demás, a aquellos que no pueden o aquellos que lo necesitan”—.

Extendió su mano que tenía un ligero tono pálido, un brillo leve que parecía solamente detallar la silueta de su mano que atravesó ese mismo espejo, ese cristal, como si de agua se tratara. Pensó un poco al respecto, ahora que lo pensaba no era como un sueño a pesar de todo, y no dudo en tomar su mano, sujetarla con fuerza hasta que ese cristal terminó rompiéndose y haciendo que toda esa oscuridad fuera cubierta con el paraíso en el cual estaba ese reflejo, sintiendo el césped entre los dedos de sus pies, la suave brisa acariciar su piel y su cabello.

—“Ahora seremos uno, no dejaré que nada nos pase ni que le pase algo a alguien más” —.

Y fue ahí cuando ese cuerpo terminó entrando por completo en el cuerpo de TaeYong, fusionándose de cierta manera, un sueño pero a la vez no, algo tan irreal que se había convertido en realidad.


En tanto había terminado ese “sueño”, TaeYong había dado un largo respiro, al igual que sus signos vitales comenzaron a estabilizarse de nuevo, sus heridas sanaban a una velocidad un poco más allá de lo que se podría denominar humano, al igual que también estaba comenzando a abrir sus ojos de una forma lenta, parpadeando un par de veces mientras que la enfermera daba el anuncio al doctor y avisaba a los familiares del chico, el cual de nuevo había despertado con algo más en su interior. Pocos meses después, había recibido la visita de uno de los mejores amigos de su hermana mayor, Mika, del cual apenas había escuchado y él tenía otros secretos que apenas pudo decirle y compartirle, como que su hermana no solo era por sangre, sino también por lo divino que era de una forma igual, así como también lo que había sucedido en todo ese tiempo, y que sí, tenía dulces sobrinos que ansiaba conocer. Fue por eso y por todas las cosas que le había dicho, que decidió ir con él hasta Italia, en donde sabía que vería de nuevo a su hermana, estaba feliz de eso, conocer a esas personas cercanas a ella, era tanto para su joven e inexperto corazón angelical.

Lo que le gusta/odia:
Lo que le gusta:
-Los animales.
-Los niños.
-Los paseos.
-Los lugares abiertos.
Lo que odia:
-El humo del cigarro.
-Exceso de ruido.
-Gente desagradable, hipócrita.

Miedos/Fobias: El único miedo que tiene es no poder ayudar a alguien que de verdad le importe.

Otros:
-Es Vegetariano.
-Es hermano de Sunny Lee.
-Desconoce si tiene algún otro hermano o hermana. [/justify]
avatar
TaeYong [Jeliel]

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 13/05/2015
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: TaeYong Lee [Ángel]

Mensaje por DongHae [Mikael] el Lun Mayo 18, 2015 9:05 pm


Bienvenido

Un alma pura como la tuya siempre es bello de ver,lo que Dios tiene preparado para nosotros muchas veces se manifiesta de maneras incomprensibles, la vida tenía preparado algo más para ti. Eres bienvenido mi joven ángel, espero nuestros caminos se encuentren lo más pronto posible.
Eternal Exile te recibe con gusto
.
avatar
DongHae [Mikael]

Mensajes : 114
Fecha de inscripción : 11/05/2015
Localización : En tu kokoro

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.