Novedades
Últimos temas
» Confieso que...
Dom Ago 16, 2015 7:39 pm por Jess [Galadriel]

» Privado || Abraxas :: Primero lo primero.
Mar Ago 11, 2015 2:29 pm por Perttu [Abraxas]

» ¿En qué estás pensando ahora?
Lun Ago 03, 2015 2:46 pm por Cho Hae Na

» Nikolaj [Hombre Lobo]
Jue Jul 30, 2015 4:56 pm por Yuri [Freya]

» [Privado] New Year Celebration
Dom Jul 26, 2015 9:21 pm por Jung Hae Won [Harahel]

» Registro de Nombre de Artistas
Miér Jul 22, 2015 8:52 pm por Nikolaj Coster-Waldau

» Un nuevo anochecer.
Miér Jul 22, 2015 2:44 am por E_E

» Tramas del Rol
Miér Jul 22, 2015 2:35 am por E_E

» ¡I can touch! [Privado \\ DongHae]
Mar Jul 14, 2015 10:18 pm por Park Jimin

» [ Privado-Zaphkiel/Hyoyeon] Atendiendo al llamado
Sáb Jul 11, 2015 10:57 pm por Sunny [Zaphkiel]

» Abierto | Conociendo más y más.
Jue Jul 09, 2015 10:46 am por Kim Junsu [Nicolás]

» [Abierto] Wanna walk with me?
Mar Jul 07, 2015 1:58 am por Shim ChangMin

» [ Abierto ] Badaboom!
Mar Jul 07, 2015 1:27 am por Woo Ji Ho

» Volviendo a casa [Privado/Sunny-Taeyong]
Mar Jul 07, 2015 12:56 am por TaeYong [Jeliel]

» ¿Chatbox?
Dom Jul 05, 2015 9:32 pm por Sunny [Zaphkiel]


Déjalo ir... [Abierto]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Déjalo ir... [Abierto]

Mensaje por Eliza Dushku el Jue Jul 02, 2015 4:44 pm



"Octubre de 1721
-Déjalo ir... solo serán un momento, un efímero instante de dolor que olvidarás con el tiempo... -
- No, me muero... estoy muriendo...-
- Ibas a morir de todos modos...-
La luz pareció ocultarse y como si del abismo más profundo la trajera de vuelta, abrió los ojos, sintiendo claramente como un manantial de sensaciones invadían sus venas, corrían por sus órganos y volvían a la vida, pero no era vida, era otra cosa... era algo más profundo, más oscuro y menos hermoso. La sensación de calor, cual asido fresco en la garganta le dejaba claro que no era vida. Las sombras bailarinas a su alrededor y la percepción total de aquello que no estaba cercano, pero que lo parecía, le hacía saber que no estaba vivida... ella era otra cosa, pero no dejaba de ser ella... ella era algo más malvado, más oscuro y mil veces más despiadado, tenía solamente un objetivo y sabía lo que debía hacer, como el animal salvaje que era ahora.
- Déjalo ir... Duchessee...- Un grito sordo pidiendo piedad un grito que era...
"

-Hemos llegado señora... -Eliza abrió los ojos y observó al hombre que había abierto la puerta del mercedes en el que iba. Sus hermosos ojos verdes brillaban incandescentes por el juego de sombras y el hombre lo notó, confundido por unos segundos, moviendo la cabeza suavemente, seguro de que había sido solo su imaginación. Peor no, Eliza había tenído un recuerdo tan vivido como el que todo ser de la noche tiene, tu primera victima, tu primer alma.

- Mis cosas al hotel, ya sabes donde está. Yo... caminaré un poco desde aquí... -dijo la mujer que bajó del automóvil, vistiendo un vaporoso vestido con rectángulos rosa y crema, además de unas zapatillas de puna y tacón bajo. El chofer estuvo a punto de decir algo, pero se mantuvo en silencio, sabía que sería inútil, pues la temperamental duques de Oldemburgo era de armas tomar y desde que había heredado la fortuna de su madre se daba la gran vida. Pocas dinastías quedaban en el mundo y los Dushku eran parte de la pequeña lista.

Roma siempre había sido su ciudad, después de huir de Oldemburgo y vivir sus primeros años de vampiro en la ciudad, era simplemente su segundo hogar. No estaba interesada en quedarse mucho tiempo, sabía que sus hermanas la buscarían ahí... pero no debían encontrarla, pues ella no deseaba volver a su lado. Eran arpías decadentes y sin sentido de la realidad, no estaban solas, no eran un harem o convento, eran vampiras que debían comportarse como tal, no eran más las muñecas de un loco inmortal.

Ahora su misión eran encontrar a Sophie... la única de las vampiras que consideraba su hermana realmente, pero debía ser despacio, no había prisa para hacerlo, tenía toda la eternidad. Había decidido pasar unos días en Roma y de ahí seguir el rastro, estaba bien sentirse libre, tal vez, por primera vez en muchísimas décadas. Sabía que su hermana sentiría su presencia y no había que adelantarse tanto, ahora ambas debían encontrar a otros seres como ellas, que les enseñaran el mundo, del que estuvieron escondidas por tantos años.

Las calles de Roma no cambiaban, eran siempre las mismas y parecían simplemente más antiguas que el tiempo, tocar las paredes ásperas de las catedrales y sentir la dureza del pavimento bajo sus pies era como transportarse de nuevo a la época en la que era humana y pensaba que todo era hermoso. La calles eran lugares peligrosos para una mujer, peor ella no era cualquier mujer, por lo que se sentó en una de las terrazas en un café, ordenando algo para matar el rato y observar, en busca de su compañero de aquella noche, al final, comenzaba a tener un poco de hambre.
Ropa:

_________________

Rango y Habilidades:


avatar
Eliza Dushku

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 20/06/2015
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.